la actividad física puede causar estrés oxidativo en nuestro cuerpo a través del aumento de la producción de radicales libres. El ejercicio puede, además de la producción de ROS, afectar el sistema inmune complejo del cuerpo y producir un efecto en cascada de respuestas inflamatorias, conduciendo a la inflamación crónica.

 

la producción incrementada de radicales libres puede conducir a daños oxidativos, que también afectan al sistema inmunológico y genes para ser activados. Esta puede ser una situación durante y después de la actividad física. Es decir, durante el entrenamiento de alta intensidad, la absorción de oxígeno en los músculos activos se incrementa hasta 20 veces, mientras que el flujo de oxígeno en los músculos activados se puede aumentar incluso hasta 100 veces. En consecuencia, se forman grandes cantidades de ROS.

Asimismo, la producción de ROS se incrementa en caso de lesiones del músculo esquelético. Si los radicales libres se forman en cantidades que exceden la capacidad de defensa de nuestro sistema antioxidante, esto provoca estrés oxidativo en nuestro cuerpo. Y cuando un

cuerpo se inflama de manera crónica, una serie de condiciones negativas y potencialmente perjudiciales puede resultar

¿Cómo lo puedes tomar?

Deporte

Fuerza: 1 sobre al día por la Mañana al despertar. Hipertrofia: 1 Sobres al día, antes del entrenamiento. Resistencia: 2 sobres al día, al despertar y antes del entrenamiento

En el alto rendimiento

Fuerza: 1 sobre al día por la Mañana al despertar. Hipertrofia: 2 sobres al día, al despertar y antes del entrenamiento. Resistencia: 2 sobres al día, al despertar y antes del entrenamiento.